Mi Sitio i+d+i

Infonomía: criterios basicos para su desarrollo

Posted on: julio 1, 2013

La infonomía es una disciplina hermosa que cualquier profesional independientemente del medio en el que se haya especializado puede hacer parte, sin embargo, para desenvolverse dentro de este campo es preciso tener en cuenta los siguientes puntos para su desarrollo teórico:

1) Economía del conocimiento: la competitividad de las naciones reside hoy en su capacidad para generar ideas, para convertirlas en innovaciones y para inventar nuevas industrias. Las infraestructuras (continentes de la información) se combinan con las infoestructuras (los contenidos) para multiplicarse mutuamente y generar valor, en las organizaciones y las naciones. La infonomía deberá aclarar si las reglas de la economía “tradicional” son aplicables a la “nueva” economía, o si es preciso modificarlas o mejorarlas.

2) La organización como sistema de información: una organización es un ecosistema informacional, un ente complejo en el que se combinan personas, máquinas, documentos, procesos y políticas. Es erróneo diseñar sistemas de información “para” una organización, porque una organización “es” un sistema de información. El futuro de las organizaciones pasa por descubrir formas de multiplicar el valor de las mentes de sus miembros mediante tecnologías que aumenten sus capacidades.

3) Las leyes de la información: no existe ciencia de la infonomía mientras no contemos con unos principios básicos, quizás derivados por inducción, que nos permitan deducir y predecir resultados. En el campo de la información hay muchas leyes, para-leyes, pseudo-leyes y simples mentiras. ¿Cuáles son las leyes fundamentales de la información? ¿Podemos derivar algunos teoremas fundamentales? ¿Cuáles son las líneas de investigación a desarrollar en el futuro?

4) La búsqueda de relevancia como energía informacional: la información sirve de poco si no es relevante para alguien, en determinado momento, en cierta situación. Tendremos que aprender qué hace que una información sea relevante, para un individuo o una organización (desarrollando mecanismos útiles de auditoria de la información). Los sistemas de búsqueda de información actuales son bastante primitivos. Hay que avanzar mucho en la construcción de sistemas de búsqueda que aprendan del usuario, que se vayan ajustando a sus necesidades. Que evolucionen con el aprendizaje del usuario.

5) El conocimiento como valor: tenemos demasiada información, poco conocimiento. Deberemos entender mejor en qué situaciones un individuo transforma la información a su alcance en conocimiento. Y deberemos aprender a valorar el conocimiento como activo, a incorporarlo en los balances de empresa. Y tendremos que revisar los métodos de evaluación de los sistemas educativos, que tienden a medir lo que no sabes, más que en valorar lo que sabes. Las empresas desarrollaran formas de aumentar su capital intelectual, maneras de agilizar su motor de generación de conocimiento.

6) El negocio de la comprensión: En una sociedad con exceso de información, el reto consiste en hacer más fácil su comprensión. Habrá poco tiempo para digerir los inputs, por lo que se invertirá más tiempo en la confección del estímulo informacional para que la gente invierta su tiempo en comprender, no sólo en acceder o leer. Esta es una sociedad en que rige la economía de la atención (el tiempo es escaso y los creadores de estímulos se pelearan por nuestra atención). Diseñar información de manera que sea más comprensible será fundamental. Para ello, tendremos que aprender más sobre cómo comprendemos (cognición, y sobre las distintas maneras de transmitir información de manera eficiente (el campo de la interacción hombre-máquina, o HCI). La visualización de información se convertirá en un campo crítico de la gestión de la información, estimulado tanto por los avances en tecnología (terminales de 3D, realidad virtual, etc), como por nuestra mayor comprensión sobre nuestra relación con las imágenes, sobre la forma en la que nuestro cerebro procesa y organiza información de manera espacial.

7) Internet como factor de transformación en los negocios: Internet es información. Internet permite repensar las organizaciones, tanto en sus formas de operar, como en sus maneras de relacionarse con el entorno (con agentes del mercado, con clientes, con partners, etc). La clave de los negocios en Internet bien puede estar en entender la relación digital entre quien vende y quien compra, relación informacional que es muy distinta de la que ocurre en el “mundo real”. El e-negocio es en realidad el i-negocio: la nueva economía es una economía de intangibles, y más concretamente, de gestión de la información.

8) Políticas de información: para que la nueva economía funcione, es preciso una base de infraestructuras, tecnológicas, legales, administrativas. Sin leyes pensadas para la era digital es muy difícil que avancemos hacia la sociedad de la información. Además, las administraciones públicas deben actuar de ejemplo, utilizando de manera eficiente las tecnologías, para mejorar su relación con los ciudadanos, así como los servicios que les prestan.

9) La formación del nuevo profesional de la información: No existe infonomía sin infonomistas. No existe como disciplina si no hay personas que quieren desarrollarla, no desde un punto de vista corporativista, sino de búsqueda de nuevos conocimientos. La definición de un programa de investigación en infonomía es el primer reto para la disciplina: en un campo tan nuevo como este, la investigación empieza por definir qué se debe investigar.

10) Teoría general de la información: Hay que organizar lo que sabemos sobre la información en un esqueleto coherente. Habrá que filtrar, ordenar, y encontrar alguna forma de relación entre los conocimientos actuales y futuros, de manera que se vislumbren los principios de una “teoría general de la información”, más allá de las porciones de la misma que hasta ahora han ideado los ingenieros, informáticos, economistas, estadistas, lingüistas, psicólogos, científicos del caos, y otros. La infonomía será, quizás, la primera disciplina en la que se podrá aplicar el principio de consenso (consilience) que ha propuesto Edward Wilson: sólo la conjunción de visiones de diversas disciplinas nos permitirá ver algo de luz en este campo. La infonomía como teoría general de la información contendrá, según lo que hoy sabemos, dos grandes partes: la microinfonomía, que tratará de la relación de los individuos y la información (con apartados como la cognición, las interfaces, la comunicación, etc), y la macroinfonomía, que versará sobre el uso de la información en las organizaciones y en el conjunto de la sociedad (con temas como teoría de la organización, teoría general de sistemas, sistemas de información, políticas de información, gestión de conocimiento, etc).

La infonomía es una disciplina emergente que trata de la relación de personas y organizaciones con la información. Su construcción requerirá la participación de distintas disciplinas. Y de personas que trabajen tanto desde una perspectiva académica como práctica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: